Apunta la fecha - morillas

Apunta la fecha

Morillas diseña una identidad única para una marca de ropa especial

 

¿Qué pasaría si los consumidores pudieran reescribir el calendario e incluir una fecha que nunca ha existido? ¿Y llenar así un día con su personalidad, sus sueños y deseos?

Una marca con sede en Barcelona quería hacer algo diferente y osado para atraer a las mujeres jóvenes cosmopolitas hacia su elegante línea de ropa. Así que pidió a Morillas el diseño de una identidad de marca global memorable que permita a sus usuarias llamar la atención cuando van de compras.

Esencialmente original

El equipo de Morillas inició su proceso creativo poniéndose en la piel de la audiencia del producto. A partir de ahí, fue capaz de definir la esencia de la marca y establecer claramente lo que quieren las mujeres urbanas de entre 25-45 años.

La ciudad natal de la marca, Barcelona, se convirtió en un modelo para mostrar la elegancia sin esfuerzo. Morillas también llevó a cabo una investigación meticulosa en marcas de éxito del entorno de la moda y las tendencias y los gustos del consumidor.

Érase una vez…

Morillas creó el naming 30 de Febrero. Esta misteriosa fecha inspira la narrativa de los consumidores, alienta su imaginación y favorece las comunicaciones en las redes sociales.

La agencia ideó una potente identidad visual que gira en torno a marcar una fecha memorable o aspiracional en el calendario. 30 de Febrero aparece en números y letras en cajas rojas vibrantes. Su fuerza reside en la simplicidad y atemporalidad: esta nueva identidad versátil puede adaptarse a la evolución estética de las modas, reteniendo a su vez su personalidad propia.

Una serie vertical de fechas de días y meses en blanco y negro le aporta unidad y un toque atrevido al logo para el merchandising y los materiales de comunicación de la marca.

Being possible is boring. c’est la vie

Para añadir elegancia, Morillas construyó un lenguaje de marca idiosincrático a partir de icónicas frases en francés e inglés.

En diciembre de 2014, 30 de Febrero abrió su tienda insignia en Barcelona con una identidad que encaja a la perfección desde la cabeza a los pies.