Packaging, diseños originales para tu empresa

Packaging

Cada producto tiene un aura distinta; elementos que desencadenan de forma única los cinco sentidos. El packaging busca presentar el producto con todas sus facetas tangibles. Es ese espacio crucial de la marca donde el producto es capaz de irradiar plenamente su aura, exudar su presencia distintiva. Si se acierta, este aura puede ser tan impresionante y poderosa que crea una decisión instantánea con respecto a la marca.

Consideremos lo que sucede durante un frenesí de compra de última hora. Por lo general, es caótico. Hay demasiadas opciones en el estante, y se carece del tiempo suficiente para leer las descripciones del producto, no se pueden considerar las narraciones de la marca en su totalidad. En vez de eso, el comprador adquiere lo que es más atractivo en un abrir y cerrar de ojos: el envoltorio. Éste inspira y engatusa a un consumidor de manera rápida y instintiva; ese es el momento de la verdad.

Entender que el envase puede ser la manera más importante de que la marca alcance al consumidor, nos hace meternos de lleno en este proceso. Evaluamos materiales y los alineamos con los valores de la marca; nos fijamos en la forma en que interactuamos con el objeto en sí mismo; proponemos innovaciones y finalmente construimos su presencia mediante el más fino ajuste de cada detalle que le da vida.

Una vez el paquete es arrastrado fuera del estante de la tienda, penetra en otro espacio: la vitrina del entorno personal del consumidor. El embalaje no es sólo cómo el producto se encuentra en el espacio de la tienda física; se trata también de la forma en que el producto se coloca en la casa, en el coche, en el trabajo. Ya sea en la despensa, el armario del baño o en el interior del bolso de alguien, el embalaje se convierte en el formato de presentación para que los consumidores enseñen sus opciones con respecto a las marcas. Es una exposición muy personal sobre el usuario; una colección curada personalmente de los productos de mercado que se exhiben y se disponen de manera única en su propio espacio.

Este matiz complejo e intrincado sobre el packaging, y los diversos estantes que habita, hace que sea una parte fascinante y delicada de la experiencia de marca.