Identidad de marca, ¿Qué necesitas?

Identidad de marca

Así que tenemos la estrategia de marca, ¿y ahora qué?

La creación de una identidad de marca es un asunto complicado.

Primero absorbemos, escuchamos, digerimos toda la mitología de la marca.

Para poder diseñar todos los elementos de una marca poderosa es necesario tener una inmensa empatía, sensibilidad e instinto.

No se trata sólo de una imagen que aparece ante la vista, sino también de un sonido que resulta familiar para los oídos. Desde el jingle al eslogan, de la tipografía a la paleta de colores, creamos todos los elementos que hacen que una marca cobre vida y, más importante aún, sea interactiva.

Para diseñar una identidad de marca que resuene en todos los espectros, visualmente y musicalmente, debemos convertirnos en intérpretes.

Como trabajamos con marcas multinacionales, nuestro dominio en el instinto de marca – en la absorción de las sensibilidades, códigos culturales y claves entorno a la historia de la marca – es nuestro verdadero punto de distinción.

Somos sensibles.

Para crear esa impresión duradera a través de las diversidad de gentes y culturas, consideramos todo, desde la pronunciación de las palabras a la interpretación de la tipología y símbolos en todos los mercados. Desde el rojo latino al negro oriental, creamos identidades de marca que mezclan las culturas a través de nuestra elección de colores.

Un cobre elegante o un pistacho memorable, nos inducen emociones a través de nuestras muestras de colores.

Transformamos los símbolos en una llamada a la acción. Jugamos con las palabras.

Evitamos clichés.

La mezcla de conceptos que contrastan, como el trabajo y el juego, la creación de palabras fáciles de pronunciar en todo los idiomas, la elaboración de una mirada que sea a la vez local e internacional, son algunos de nuestros retos principales.

En Morillas, dotar de vida a las marcas y diferenciar sus identidades de todas las demás marcas es nuestro compromiso. Somos traductores sensibles.

Estamos verdaderamente inmersos en el espíritu de nuestras marcas.

La transformación de la estrategia de marca en la identidad de marca implica sumergirse en todo el repertorio de los sentidos y es la forma más poderosa para la comprensión de una marca.