Abajo la ginebra, arriba la tónica (con un poco de café) - morillas
19 febrero, 2016
Abajo la ginebra arriba la tónica (con un poco de café)

post_gran_500x275_148

El agua tónica se encuentra en la burbujeante línea de flotación entre un refresco, una bebida elegante, y una libación medicinal.

En 2015, el periódico The Guardian  declaró que se trataba del refresco cuyo consumo tenía el más rápido crecimiento de Gran Bretaña.

Todo comenzó en Perú en el siglo XVII, cuando los colonizadores españoles descubrieron que en la corteza del árbol de la quinina existía un tratamiento para la malaria. Pero ingerido directamente de la corteza, el polvo de quinina era tan amargo que resultaba básicamente imposible de beber. Un par de siglos más tarde, los británicos en la India comenzaron a mezclar el polvo con gaseosa y una pizca de azúcar, inventando así la primera tónica.

Las cosas subieron de nivel cuando apareció Jacob Schweppes e inventó el primer proceso industrial para capturar y embotellar las burbujas. En aquel entonces se trataba de un proceso pionero, tan excepcional que el agua tónica india de Schweppes se convirtió en un éxito inmediato, admirado y aprobado por los médicos, que lo recomendaron como un importantísimo tratamiento para las dolencias.

Sólo medio siglo después de su invención, la marca se convirtió en el proveedor oficial de la familia real británica, incluyendo a la duquesa de Kent y a la princesa Victoria, que simplemente se enamoraron de la bebida.

Al avanzar hasta 2016 se puede comprobar como el agua tónica se ha convertido en algo “artesanal”, “de lujo”, “que está de moda” y “hecha a mano”.

Marcas como Fever Tree, descrita por The Telegraph como “los arquitectos de la tónica premium” son ejemplo de los productos embotellados con gas que han elevado el discurso del agua tónica, proponiendo nuevas cotas en la calidad y la coctelería. Otros incluyen Q Tonic, Tomr’s  y Fentilmans; todos entremezclan sus historias de marca con palabras artesanales como “mezcla de extractos botánicos”, “sabores delicados” y las “infusiones” para hacer brillar a sus productos.

El resultado: el aumento de las variedades de agua tónica fue testigo de un repunte de ventas del 60% en 2015. Los números son inimaginables, por decirlo de alguna manera. Es más, el aumento de las ventas de agua tónica es exclusivo. Es decir, el agua tónica se compra para ser consumida sola, y, de alguna manera, se ha convertido en un destino de compra.

Según los críticos, el frenesí se debe en gran parte al hecho de que el agua tónica capta un punto dulce único entre las bebidas para adultos.

Yo había renunciado a alcohol y buscaba una bebida que tuviera la sequedad del vino y el cuerpo que recubre el interior de un vaso“, describe el fundador de las bebidas Peter Spanton.

El ex restaurador alude a una especie de renacimiento en el consumo de las bebidas gaseosas para adultos, y a la creciente demanda de bebidas espumosas dirigidas específicamente a este grupo demográfico. Es un espacio nuevo, está emergiendo y es una mina de oro enorme y elástica de oportunidades.

El año pasado, Kaffee Tonic, que consiste en la tónica Fever Tree vertida sobre hielo y luego enriquecida con una dosis de espresso, fue creada por primera vez en la pintoresca cafetería San Frank en San Francisco. Ahora es un gran éxito en la zona de la Bahía, a lo largo de los Estados Unidos, y en Ciudad del Cabo, Melbourne, Toronto y Londres.

Las marcas de bebidas, las cafeterías y los bares que no forman parte de cadenas e incluso los propios baristas, tienen ahora una amplia ventana para experimentar la gran gama existente en el mercado de las bebidas para adultos: infusiones y sabores, además de la atrevida coctelería.

Sin comentarios

Comentar